ENTREVISTAMOS A JAVIER VALVERDE, GERENTE DE CAÑA NATURE, UNA DE NUESTRAS EMPRESAS COLABORADORAS

Entrevistamos a Javier Valverde, Gerente de CAÑA NATURE, una de nuestras empresas colaboradoras

Javier Valverde, Gerente de CAÑA NATURE, una de nuestras empresas colaboradoras, nos aporta su visión sobre la etapa de “nueva realidad” en la que nos encontramos y sus repercusiones a nivel socioeconómico en nuestra provincia.

Pregunta. Nos gustaría que compartieras con el resto de empresas y entidades colaboradoras del proyecto GRAEM III, ¿a qué se decida vuestra empresa, cuál es vuestro sector de actividad y trayectoria empresarial ?

Respuesta.- Caña Nature es una división de Grupo Empresarial La Caña dedicada a la producción y comercialización de una gama de alimentos de alto valor añadido que comprende guacamole, salmorejo, gazpacho y tomate rallado elaborados a partir de productos frescos de la Costa Tropical recolectados por agricultores comprometidos con su entorno y el desarrollo sostenible.

Caña Nature nace a final de 2019 e inicia sus operaciones en enero de 2020, y es el resultado del importante esfuerzo en I+D+i que Grupo Empresarial La Caña viene desarrollando en los últimos años, y nace con la vocación de desarrollar productos innovadores orientados a consumidores europeos preocupados por comer sano, natural, sabroso, que disponen de poco tiempo y buscan productos “convenientes”.

P. ¿Podría explicar cuáles han sido las colaboraciones que ha desarrollado tu empresa en el marco del Proyecto GRANADAEMPLEO III y cuál ha sido tu experiencia?

R. El proyecto GRANADAEMPLEO III ha permitido que la práctica totalidad de nuestra plantilla de producción sean personas residentes en los municipios vecinos a nuestras instalaciones, que anteriormente no tenían empleo ni formación para poder incorporarse a una industria agroalimentaria, y que gracias al proyecto han adquirido una formación teórica y práctica adecuadas para poder desempeñar su labor con solvencia en una industria con unos estándares de calidad y seguridad alimentaria muy exigentes como lo es Caña Nature.

De esta forma, Caña Nature ha podido conformar un equipo profesional adecuado a sus necesidades, que reside cerca de las instalaciones, con las ventajas que esto conlleva en cuanto a conciliación familiar, calidad de vida y compromiso con el entorno.

P. ¿Cuáles han sido las medidas adoptadas en vuestra empresa que han ayudado a afrontar la compleja situación por la que estamos pasando?

R. Para Caña Nature la difícil situación que nos ha tocado vivir como sociedad, afortunadamente no ha tenido incidencia desde el punto de vista de la salud de nuestros trabajadores, que es lo más importante, y tampoco ha representado un cambio en los procedimientos de trabajo que son normales en nuestra planta dado que las medidas de higiene y seguridad en una planta como la nuestra son extremas. Todo nuestro personal trabaja siempre con elementos de protección individuales tales como batas desechables, guantes, mascarillas, procesos de desinfección a la entrada a las instalaciones, etc.

Con objeto de limitar las posibilidades de contagio al personal de producción, todo el personal susceptible de teletrabajar, como comercial, marketing y parte de administración, lo hizo desde casa hasta que se ha normalizado la situación.

Las mayores dificultades han venido del encarecimiento y la dificultad para conseguir esos elementos de protección que para nosotros eran habituales, así como las restricciones a la movilidad de algunos y la incertidumbre de nuestros proveedores, lo cual nos ha obligado a tener que realizar acopio de materias primas para no sufrir paradas en nuestra producción.

Desde el punto de vista comercial sí que hemos sufrido el cierre del canal HORECA, y la imposibilidad de desarrollar nuestra labor comercial de introducción de nuestros productos en las principales cadenas nacionales y regionales, lo cual para una empresa joven como la nuestra ha sido muy traumático.

A causa de este frenazo en la expansión comercial, durante unas semanas hemos tenido que reducir la jornada de algunos de nuestros trabajadores para adecuar la plantilla a las necesidades de la producción, pero afortunadamente hoy toda la plantilla se encuentra de nuevo al 100%.

P. ¿Se ha visto afectada vuestra plantilla de trabajadores/as? ¿En qué medida? ¿Ha necesitado formación específica para adaptar los puestos de trabajo a los requerimientos de la situación actual?

R. Como he indicado antes, afortunadamente no hemos tenido ningún contagio ni en la plantilla ni en su entorno.

Respecto a la formación a la plantilla, se han mantenido charlas informativas regularmente para comunicar todas las recomendaciones que han ido estableciendo las autoridades sanitarias y los servicios de prevención de riesgos laborales. Adicionalmente, desde el área de comunicación de nuestro grupo empresarial, se ha mantenido una comunicación muy fluida mediante medios telemáticos informada de las novedades que se han ido produciendo en cuanto a recomendaciones sanitarias.

P. ¿Cuáles son las competencias más relevantes que vuestra empresa necesita y espera de sus actuales y futuros trabajadores/as, ante los retos que hay que afrontar por la crisis socioeconómica que ha planteado la COVID-19?

R. La crisis generada por la CIVID-19 y los cambios en el comportamiento de buena parte de la sociedad va a obligar a todas las empresas, de todos los sectores, a replantearse sus relaciones con los clientes y consumidores, a aprender a reaccionar rápido y bien ante cambios inesperados en el entorno, y para ello la digitalización de las operaciones y las comunicaciones se ha convertido en algo nuclear.

Además, la crisis económica derivada de la pandemia va a obligar a extremar la productividad y el control de costes en todas las actividades de la empresa y para ello la formación, la especialización y el compromiso de todo el equipo humano de la empresa es fundamental. En mi opinión, son las actitudes, mucho más incluso que las competencias las que deben potenciarse y valorarse en las empresas en esta nueva y retadora situación en la que nos encontramos.

P. En su opinión, ¿cuáles son las claves estratégicas que deben desarrollar las empresas granadinas para abordar la compleja situación que se plantea en la etapa post COVID?

R. Como en cualquier crisis, además de peligros, riesgos e incertidumbres, las crisis permiten aprovechar oportunidades a aquellos que son más eficaces adaptándose a las nuevas circunstancias. Esta crisis ha puesto de manifiesto que necesario dar un paso adelante en la digitalización de la empresa, a todos los niveles, que es imprescindible disponer de una cadena de suministro eficaz, en todos los sectores, y para ello será necesario identificar los proveedores con que podemos contar en un entorno cercano, lo cual abre nuevas posibilidades de colaboración entre empresas de un determinado ámbito geográfico que hasta ahora no lo hacían.

Desde el punto de vista de la innovación, tanto de producto, para responder a las nuevas demandas de los consumidores (productos seguros, saludables y convenientes) como de procesos, para poder adaptarnos rápidamente a cambios repentinos en el mercado, las empresas deben esforzarse en no solo no bajar la guardia, sino que deberían incrementar sus esfuerzos en esta materia, siempre que las maltrechas cuentas de resultados lo permitan, y ahí es donde la administración debería echar una mano, contribuyendo con apoyo económico a que la industria mantenga o incremente su competitividad en tiempos revueltos.